Trastornos psicosomáticos

Volver a tratamientos para adultos

¿Qué es un trastorno psicosomático?

Dentro de este bloque nos referimos a los cuadros que cursan con la aparición de síntomas que desde el punto de vista médico, no están directamente vinculados a una enfermedad física. También puede suceder que exista una enfermedad pero que aspectos psicológicos estén interfiriendo en su tratamiento, evolución o recuperación. En numerosas ocasiones, el paciente pasa por varias pruebas médicas con resultados negativos. Estos síntomas, como el dolor, el malestar y las preocupaciones interfieren, de forma más leve o más grave, en su funcionamiento, viéndose afectadas áreas como la social o la laboral, además de la calidad de vida general del paciente.


Tipos de trastornos psicosomáticos:

  • Trastorno de síntomas somáticos
  • Trastorno de conversión
  • Factores psicológicos que afectan a otras afecciones médicas

¿Cómo los podemos identificar?

Podemos diferenciar los diferentes tipos de trastornos de síntomas somáticos por el cumplimiento de alguna de las siguientes características.

 

Trastorno de síntomas somáticos:

Se caracteriza por síntomas físicos persistentes muy angustiantes y que ocasionan problemas relevantes en el funcionamiento general de la persona, así como preocupaciones, sentimientos o conductas desproporcionadas relacionadas con estos síntomas.

  • Uno o más síntomas somáticos que causen malestar o den lugar a problemas significativos en la vida diaria.
  • Pensamientos, sentimientos o comportamientos excesivos relacionados con los síntomas somáticos o asociados a preocupación por la salud, por una de las características siguientes:
    1. Pensamientos desproporcionados y persistentes sobre la gravedad de los propios síntomas.
    2. Grado persistentemente elevado de ansiedad acerca de la salud o los síntomas.
    3. Tiempo y energía excesivos consagrados a estos síntomas o a la preocupación por la salud.
  • Aunque un síntoma somático puede no estar continuamente presente, el estado sintomático es persistente ( por lo general mas de 6 meses).

 

Trastorno por conversión:

  • Uno o más síntomas de alteración de la función motora o sensitiva voluntaria.
  • Los resultados a pruebas clínicas muestran incompatibilidad entre los síntomas y los problemas médicos o neurológicos reconocidos.
  • El síntoma no puede explicarse por otro trastorno médico o mental.
  • El síntoma causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

 

Factores psicológicos que afectan a otras afecciones médicas:

  • Presencia de un síntoma o afección médica (que no sea un trastorno mental).
  • Factores psicológicos o conductuales que afectan negativamente al problema médico de una de las siguientes formas:
    1. Temporalmente hay una estrecha relación entre los factores psicológicos y el desarrollo, incremento o retraso en la recuperación de un problema médico.
    2. Los factores psicológicos interfieren en tratamiento del problema médico.
    3. Los factores psicológicos constituyen otros riesgos bien establecidos para la salud de la persona.

¿Qué pretendemos con el tratamiento?

Los objetivos del tratamiento van destinados a la mejora del nivel de funcionamiento de la persona, trabajando conjuntamente para conseguir una mayor autonomía y menor sufrimiento y afectación del área laboral, social o personal del paciente. El objetivo máximo es que el paciente pueda recuperar la calidad de vida y reducir los síntomas o malestar que éstos generan.


¿Cómo lo hacemos?

Terapia psicológica individual

Antes de iniciar el tratamiento es necesaria una evaluación clínica adecuada para determinar el diagnostico específico y cerciorarnos de que realmente no existe una enfermedad médica que pueda explicar los síntomas o la gravedad de los mismos.

Si bien es cierto que no todos lo casos relacionados con síntomas somáticos deben seguir un mismo patrón de psicoterapia, ya que debe verse de cerca el caso de la persona en particular, hay algunos aspectos que suelen ser interesantes trabajar. Ante todo debe existir por parte del terapeuta, comprensión del dolor o malestar del paciente, reconociendo la realidad del mismo. Teniendo esto en cuenta, nos podemos dirigir a observar en qué momento han aparecido los síntomas y ver si pueden tener algún sentido, mejorar el funcionamiento físico a través del desarrollo de mecanismos de enfrentamiento adecuados para el manejo del estrés, explorar fuentes de dolor emocional y desarrollar una correcta gestión de conflictos emocionales y trabajar la impotencia que puede generar la situación. Además también es de utilidad la utilización de técnicas de manejo del dolor y el entrenamiento en relajación. Con el trabajo de aspectos tanto cognitivos como corporales se espera conseguir una disminución de los síntomas o malestar que éstos generan.

 

Tratamiento farmacológico

En este tipo de casos, el tratamiento farmacológico suele ocupar un lugar secundario. Aún así, en los casos en los sea necesario complementar el tratamiento psicológico con un tratamiento farmacológico, nuestro equipo, colabora con psiquiatras con los que trabaja de forma coordinada para poder hacer una valoración diagnóstica conjunta y alcanzar los objetivos terapéuticos.



Concerta una primera visita

Llámanos para concertar cita previa 93 176 27 44 | 608 534 532
O bien rellena el siguiente formulario

Nombre

E-mail

Teléfono

Su mensaje

He leido y acepto la Política de privacidad

Autorizo a Barnapsico a enviarme correos informativos de actividades que se organicen desde Barnapsico. (Como talleres, seminarios, cursos formativos o similares.)

Versió català

Llámanos ahora, cuidamos tu equilibrio emocional y psicológico de forma personalizada y especializada.
Cita previa
93 176 27 44 | 608 534 532
info@barnapsico.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies