Fibromialgia, síndromes de sensibilización central y dolor crónico

Volver a tratamientos para adultos

¿Qué es?

El factor que tienen en común los diferentes trastornos que cursan con dolor crónico es que éste dura más de seis meses. Normalmente el dolor provoca malestar significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes en la actividad de la persona. Éste dolor no es causa de una depresión o trastorno de ansiedad pero puede conllevar que la persona sienta  bajo estado de ánimo, baja autoestima, rabia, ira, etc.

Concretamente llamamos Síndromes de Sensibilización Central (SSC) a un grupo de enfermedades de origen desconocido, que tienen como característica común la hipersensibilización del Sistema Nervioso Central (engloban la Fibromialgia, la Síndrome de Fatiga Crónica i la Síndrome de Sensibilidad Química, entre otros) y tienen síntomas comunes: fatiga que no se recupera con el reposo, dolor no asociado a daño específico, alteraciones cognitivas, alternaciones gastro-intestinales...


Tipos de síndromes de sensibilización central:

  • Fibromialgia
  • Síndrome de Fatiga Crónica
  • Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple

¿Cómo los podemos identificar?

Los síndromes de sensibilización central (SSC) suelen ser difíciles de detectar y en muchas ocasiones, las personas que lo sufren llegan a consulta tras mucho tiempo con síntomas como los que se exponen a continuación.


Fibromialgia (FM):

  • Dolor crónico generalizado, no articular, y sensación dolorosa a la presión de 11 de 18 puntos sensibles específicos.
  • Rigidez generalizada, sobretodo al levantarse por las mañanas y sensación de inflamación en manos y pies. También son frecuentes las contracturas musculares.
  • Poca tolerancia al esfuerzo y sensación de cansancio.
  • Sueño de mala calidad o no reparador.
  • Son frecuentes la ansiedad, la irritabilidad y la depresión como consecuencia del estado crónico de dolor y fatiga que se padece
  • También son bastante frecuentes los trastornos cognitivos (dificultades en la atención, la memoria y la concentración).

Síndrome de Fatiga Crónica (SFC):

  • Fatiga severa de seis meses o más de duración, con diagnóstico clínico de exclusión de otras condiciones de salud que pudiesen provocarla.
  • Concurren cuatro o más de los siguientes síntomas: deterioro sustancial de la memoria a corto plazo o de la concentración; dolor de garganta; nódulos linfáticos doloridos o sensibles en el cuello o las axilas; dolor inexplicable en los músculos; dolor que se mueve de articulación a articulación pero que no incluye enrojecimiento o hinchazón; dolores de cabeza diferentes de los que ha tenido anteriormente, de diferente patrón o de diferente severidad; sueño no reparador; fatiga tras el esfuerzo que dura más de 24 horas.

Pueden existir otros síntomas comunes como:

  • Dolor abdominal, intolerancia al alcohol, hinchazón, dolor torácico, tos crónica, diarrea, mareo, ojos y boca secos, dolor de oído, arritmia, dolor dental, rigidez matinal, náusea, sudoración nocturna, problemas psicológicos (depresión, irritabilidad, ansiedad, ataques de pánico, etc.), ahogo, sensaciones extrañas en la piel, hormigueo, pérdida de peso, etc.

Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple:

Cuando la SQM se ha desarrollado, existen manifestaciones cutáneas, respiratorias, neuropsicológicas y digestivas, frecuentemente crónicas y persistentes, y que se agudizan ante una crisis.

Durante una crisis producida por la exposición a algún tóxico, los principales síntomas son:
•    Ahogo.
•    Síntomas irritativos de la piel, de las mucosas y de las vías respiratorias.
•    Cefalea.
•    Confusión mental.
•    Náuseas.
•    Diarrea.
•    Fatiga extrema.
•    Dolor osteomuscular generalizado y mal estado general que impide continuar en ese ambiente.

Al dejar de tener contacto con el desencadenante, se mejora progresivamente en minutos, horas o a los pocos días.


¿Qué pretendemos con el tratamiento?

Los objetivos del tratamiento van destinados a recuperar el estado de ánimo. Proporcionar herramientas dirigidas al control de los comportamientos cognitivos, afectivos, motivacionales, conductuales y fisiológicos que conforman el síndrome, para que éste tenga la menor incidencia en la vida cotidiana de la persona afectada.


¿Cómo lo hacemos?

El tratamiento de la fibromialgia, debería contemplar diversas vertientes: la educacional (tener la información necesaria sobre la enfermedad y sobre lo que conlleva), la farmacológica, la física y la psicológica.

Terapia psicológica individual

Si bien es cierto que actualmente no existe cura para estas enfermedades, sí que existen diversas medidas que, en muchas ocasiones, se ha demostrado que pueden mejorar la calidad de vida de las personas que las sufren. Desde la terapia psicológica se da una explicación al paciente de la naturaleza de la enfermedad, educación para poder evitar los factores agravantes, se tratan las posibles alteraciones del sueño, cambios en el comportamiento y en los planteamientos vitales. En algunas ocasiones, como consecuencia de estas enfermedades, puede sufrirse depresión y ansiedad, lo que agrava los síntomas y afecta a la calidad de vida del/la paciente, siendo necesario tratar también este malestar y dar herramientas de afrontamiento.

Uno de los aspectos fundamentales en terapia es disminuir las conductas de dolor, reducir o cambiar los pensamientos negativos, la percepción de indefensión a la enfermedad y aumentar la percepción de control de la situación.

Se trata de enfermedades en las que normalmente es necesario dirigirse a diversos aspectos a la vez, ya que además de lo anterior, frecuentemente también se observa mejora al trabajar la autoestima, la comunicación (sobretodo con personas que no comprenden lo que le pasa al paciente) o la relajación.

Tratamiento farmacológico

En los casos en los que la persona requiera complementar el tratamiento psicológico con un tratamiento farmacológico, nuestro equipo, colabora con psiquiatras con los que trabaja de forma coordinada para poder hacer una valoración diagnóstica conjunta y alcanzar los objetivos terapéuticos.



Concerta una primera visita

Llámanos para concertar cita previa 93 176 27 44 | 608 534 532
O bien rellena el siguiente formulario

Nombre

E-mail

Teléfono

Su mensaje

He leido y acepto la Política de privacidad

Autorizo a Barnapsico a enviarme correos informativos de actividades que se organicen desde Barnapsico. (Como talleres, seminarios, cursos formativos o similares.)

Versió català

Llámanos ahora, cuidamos tu equilibrio emocional y psicológico de forma personalizada y especializada.
Cita previa
93 176 27 44 | 608 534 532
info@barnapsico.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies