ESTRÉS

Volver a tratamientos para adultos

¿Qué es?

El estrés se produce cuando el organismo reacciona ante estímulos estresores. En sí misma esta respuesta es positiva y necesaria para un buen funcionamiento; el problema surge cuando se pone en marcha la respuesta de estrés ante una situación que no implica ninguna amenaza para el individuo, o también cuando la respuesta de estrés se mantiene durante tiempo prolongado. Este segundo caso, es el que comúnmente se acompaña de la expresión “estoy estresado” y cursa con síntomas físicos y psicológicos específicos. Genera un estado de tensión constante que implica un gran desgaste de energía y un sobreesfuerzo para el sujeto.

Si el individuo percibe que una situación es amenazante se desencadena el estrés mediante una reacción fisiológica. Se activan el eje hipofisosuprarrenal y el sistema nervioso vegetativo, lo que implica un incremento del nivel de activación del organismo que prepara el cuerpo para la acción. Este mecanismo proviene de la antigüedad, cuando el hombre estaba expuesto a multitud de situaciones que eran un peligro para su vida. Se trata de una respuesta originada por el cerebro primitivo que se ha mantenido a los largo de los siglos y actualmente en muchas ocasiones resulta disfuncional.


¿Cómo los podemos identificar?

Los síntomas principales que acompañan al estrés son:

  • Irritabilidad, ansiedad, impaciencia
  • Tensión y dolor de los músculos
  • Dolores de cabeza
  • Alteraciones digestivas
  • Problemas de insomnio de conciliación y de mantenimiento
  • Alteraciones en la conducta alimentaria
  • Cansancio y fatiga
  • Sensación de “no llegar a todo”

El estrés es uno de los motivos de consulta más frecuentes entre la población adulta. El ritmo de vida de nuestra sociedad  supone niveles de exigencia elevados y capacidad de resolución constante.

Habitualmente, identificamos el estrés en dos áreas: 

  • Laboral: el contexto laboral muchas veces está lleno de presiones (entregas, proyectos, incidencias, clientes y jefes descontentos, horas extra…) que activan la respuesta de estrés de manera prolongada.
  • Familiar: con frecuencia resulta difícil conciliar el ámbito laboral con el familiar. Las demandas de los hijos a veces suponen un estrés para los progenitores, las tareas del hogar e incluso el cuidado de otras personas a nuestro cargo.

Aunque podemos diferenciar una área principal como fuente de estrés, habitualmente se suelen haber varias. Además, el estrés causa malestar en el sujeto y le afecta directamente lo que repercutirá en todas sus áreas y contextos (familia, ocio, trabajo, amistades…)


¿Qué pretendemos con el tratamiento?

Con el tratamiento pretendemos bajar el nivel de activación de la persona ante las situaciones en que el cuerpo reacciona y dispara la señal de alarma. El objetivo es  recuperar la serenidad y aprender estrategias para afrontar nuevamente los retos diarios sin que esto cause los síntomas de malestar asociados.


¿Cómo lo hacemos?

Terapia psicológica individual

En el tratamiento del estrés se pueden utilizar múltiples intervenciones psicológicas y técnicas. Al principio nos vamos a centrar en identificar aquellas situaciones que están causando estrés en el paciente, esto lo haremos mediante trabajo en consulta y la aplicación de registros. Posteriormente se realizará un análisis exhaustivo de la información recopilada trabajando con el paciente a nivel cognitivo e introduciendo también intervenciones emocionales y sobre constructos psicológicos. Es habitual que el tratamiento del estrés se acompañe de pautas de gestión del tiempo y de evaluación de las creencias del paciente.

Según la gravedad de los síntomas, desde las primeras sesiones también se entrenará al paciente con técnicas de respiración, relajación y mindfulness para que pueda reducir lo antes posible la sintomatología ansiosa que acompaña el estrés.

Tratamiento farmacológico

En los casos más graves, donde el estrés impide el funcionamiento mínimo del sujeto en su vida diaria (trabajar, tareas cuotidianas, responsabilidades familiares…) trabajamos conjuntamente con el psiquiatra para que pueda pautar la medicación adecuada que permita estabilizar al sujeto. Además de suponer una mejora rápida va a facilitar la intervención psicológica aumentando su eficiencia.


 

Concerta una primera visita

Llámanos para concertar cita previa 93 176 27 44 | 608 534 532
O bien rellena el siguiente formulario

Nombre

E-mail

Teléfono

Su mensaje

He leido y acepto la Política de privacidad

Autorizo a Barnapsico a enviarme correos informativos de actividades que se organicen desde Barnapsico. (Como talleres, seminarios, cursos formativos o similares.)

Versió català

Llámanos ahora, cuidamos tu equilibrio emocional y psicológico de forma personalizada y especializada.
Cita previa
93 176 27 44 | 608 534 532
info@barnapsico.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies